Once personas murieron el fin de semana en República Dominicana tras consumir clerén, una bebida alcohólica de fabricación clandestina, que estaba adulterada con metanol, informó este lunes el Ministerio de Salud Pública.

Una información suministrada por dicha cartera indica que este domingo se notificó un brote de intoxicación por metanol, con 25 personas afectadas, de las que 11 fallecieron.

Las intoxicaciones se produjeron a pesar de que el Gobierno había decretado una ley seca entre el viernes y el domingo, para evitar aglomeraciones y un aumento de contagios de coronavirus.

Hace justo un año, en medio del estado de emergencia decretado a raíz de la pandemia, se produjo el más grave brote de intoxicaciones por consumo de clerén registrado en el país, que dejó al menos 215 fallecidos en varios puntos de la República Dominicana.

Esos sucesos llevaron a las autoridades sanitarias a emitir una alerta epidemiológica, que fue emitida nuevamente el 25 de diciembre de 2020 y actualizada este lunes después de los acontecimientos del fin de semana.

De acuerdo con Salud Pública, usualmente, durante los días feriados “las personas tienden a aumentar el consumo de bebidas alcohólicas, incrementando el riesgo de intoxicaciones”.

En ese sentido, el ministerio llamó a la población a no ingerir bebidas alcohólicas de fabricación clandestina, como el clerén.

El clerén es un destilado de caña de bajo precio cuyo consumo está muy extendido en Haití, en la zona frontera dominico-haitiana, así como en zonas pobres en la capital dominicana.

Este destilado no es letal en sí y no suele causar intoxicaciones graves, pero el que ha ocasionado las muertes estaba contaminado con metanol, un alcohol muy tóxico.

Datos oficiales actualizados hasta junio pasado indican que 334 personas se intoxicaron tras la ingesta de estas bebidas, de las cuales murieron 215 entre abril y junio de 2020.